Empezaremos por ilustrarnos sobre que son chocolateras industriales, una forma resumida además de fácil para aprender seria que es un aparato de mecanismo muy sencillo, cuyo propósito es conservar el chocolate caliente en su interior, con una cremosidad y densidad que, dependiendo de la mezcla y del chocolate utilizado, va a aumentar las propiedades de este producto, potenciando su calidad.

Antes de adquirir una chocolatera, debemos hacer una pequeña evaluación sobre la cantidad de chocolate que vamos a vender. Dependiendo de este cálculo, se elige la chocolatera en función de su capacidad en litros. Es relevante no pasarse de largo ni hacer corto.

¡Continúa leyendo este artículo para aprender más sobre ésta preciada información!

¿Cómo funciona una chocolatera industrial?

La realidad es que una chocolatera de este tipo (puesto que, existen también las artesanales que las antiguas y en algunos hogares usan erróneamente las cafeteras para preparar chocolate, pero pierden calidad) no es más que un dispensador de bebidas calientes con un agitador (o palas) interno.

Aunque si, éstas pueden tener apariencias más o menos bonitas además de estéticas y con unas que otras diferencias en cuanto a prestaciones y a la conservación de la temperatura del líquido que en ellas están contenidas.

Las chocolateras están acondicionadas con unas palas o varillas que, con su movimiento circular, se encargan de combinar el chocolate. Estas varillas van combinando a un ritmo lento, para que el chocolate mantenga un buen nivel de densidad además de que ésta se mantenga en buen estado hasta el momento de ser servido para su consumo.

También ayudarán a que la temperatura repartida homogéneamente y tampoco se formen grumos o capas de nata en la superficie. Es relevante que se prepare la mezcla con antelación antes de que sea introducida en la máquina.

Tipos de chocolateras

Con respecto a la generación de calor que estos equipos puedan tener dentro de su capacidad de producción, las chocolateras industriales las podemos en dos tipos: Por Resistencia y en baño de María, te explico a continuación:

Chocolateras por resistencias

Son chocolateras eléctricas donde el tanque está directamente en contacto con una estufa, además tienen un termostato para vigilar la temperatura, permitiendo alcanzar mayores que las alcanzadas con equipos de baño maría. Como sea el caso, la temperatura debe estar limitada a 100ºC, punto de ebullición del agua. Para mayor seguridad, conviene que se quede en 90ºC.

Este tipo de chocolateras facilita que, en el caso de que haya sobrado chocolate, se pueda guardar en el refrigerador y conservar en frío por la noche. A la mañana siguiente volver a calentar y servir, sin que se produzca un daño en sus propiedades. Esto se recomienda cuando queda mucho chocolate en el tanque, a fin de evitar pérdidas monetarias que supondría tirarlo a la basura.

Chocolateras al baño maría

Estas chocolateras su mecanismo de acción consiste en conservar el calor con el mencionado sistema de calentamiento que consiste en preservar y mantener el agua caliente en el interior del tanque del chocolate.

Al calentar el chocolate al baño maría por un lado te aseguras que la temperatura no va a ser excesiva. Debe quedar entre los 50º y los 65ºC. Por otro lado, obtendrás una buena homogeneidad y muy buenos resultados en cuanto a cremosidad y consistencia del chocolate.

Estas máquinas disponen de un termostato con el que regular la temperatura y controlar que esta no llegue nunca al punto de ebullición; las chocolateras de baño maría no son apropiadas para chocolates muy densos o fabricados con tableta. Los grifos dispensadores no podrán servir este tipo de chocolates, ni las palas agitadoras podrán realizar correctamente su función.

¡Si te gustó este artículo visita nuestro sitio web para más contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu